viernes, mayo 29, 2009

Aplicaciones para detectar el plagio, guiar el aprendizaje y evaluar la difusión

Las llamadas herramientas 'anti-plagio' pueden servir otros intereses que intento desarrollar a continuación con 3 ejemplos

1. Funcionalidad anti-plagio. Muchos docentes muestran una seria preocupación por la sencillez con que los alumnos pueden 'fusilar' contenidos de la web para realizar sus trabajos y demandan herramientas que permitan detectar el plagio.

2. Desde el punto de vista de las nuevas metodologías docentes y la evaluación basada en competencias (EEES) también son necesarias estas herramientas, aunque con algún matiz en cuanto a su finalidad última. Se asume que el trabajo de los estudiantes se nutre de fuentes globales y se realiza de forma colaborativa, pero el estudiante debe saber centralizar este proceso y dirigirlo en la dirección adecuada. Los alumnos
deben aprender a documentarse y a citar las fuentes; deben distinguir cuándo el uso indebido de información se convierte en delito; qué es una infracción del derecho de autor. En este sentido, las herramientas 'anti-plagio' adquieren un nuevo sentido y sirven para articular la labor del docente como guía del aprendizaje, ya que permiten:
  • Conocer la fuentes de información manejadas por el estudiante
  • Percibir de qué manera procesa la información el estudiante en relación a la original
  • Evaluar en qué grado se ha hecho una copia o una transformación y adaptación
  • Evaluar la manera en que se han citado las fuentes originales y se han respetado los derechos de autor en función de los diferentes tipos de licencias existentes
  • Descubrir nuevas fuentes de información que han sido exploradas por los alumnos
3. En este mundo totalmente globalizado en cuanto a la información todos somos autores y puede interesarnos comprobar el grado de difusión de nuestra obra o saber en qué webs o blogs aparecen las mismas frases sin nuestro permiso.

Algunas de las herramientas que permiten detectar las copias, si son íntegras o parciales, y de qué fuentes provienen:

  • Approbo es una aplicación online multiplataforma (Windows, Mac, Linux)
    que automatiza los procesos para saber qué partes de un texto son
    originales o no. La comparación se realiza en cualquier formato textual
    y su funcionamiento es sencillo. La búsqueda de documentos se hace en Google, es decir, compara con los millones de webs que indexa el buscador.
  • Antiplagio Educared es gratuita,
    pero se debe descargar en el PC y sólo funciona con Windows. Antiplagio
    analiza los contenidos de servicios como El Rincón del Vago y
    Enciclonet. Los profesores pueden subir sus apuntes y los trabajos de
    otros alumnos para alimentar la base de datos.
  • Turnitin se puede usar desde cualquier navegador y, además, se integra en las
    plataformas de aprendizaje como Blackboard, WebCT, Angel o Moodle. Su precio varía entre 5.000 euros anuales (escuelas) y
    9.000 ( universidades). Rastrea entre más de 12.000 millones de web,
    80 millones de trabajos de estudiantes, 10.000 periódicos, magacines y
    revistas científicas, y miles de libros, incluidos los clásicos. Creada en 1995 en Estados Unidos, la empresa desembarcó
    en Europa en 2002 vía Reino Unido, donde ya " lo utilizan el 97% de las
    instituciones educativas"
  • Compilatio funciona online desde cualquier navegador, aunque no se puede
    integrar en las plataformas docentes. Su precio, según el número de
    alumnos de la institución, oscila entre 800 y 1.000 euros.
  • CopyScape suministra dos servicios. Uno localiza los contenidos que se copian de una web
    a otra. Otro, los plagios. En ambos casos hay versiones gratuitas, pero
    limitadas a un número de escaneos mensuales. CopyScape cobra
    entre 0,5 y 0,10 dólares por un texto de entre 2.000 y 3.000 palabras.
  • Plagium ofrece su servicio de forma gratuita sin limitar los resultados
    obtenidos. Usando Plagium tenemos la oportunidad de buscar en la
    web desde un pequeño texto que esté publicado en dos o más sitios web
    hasta una dirección URL completa, de tal forma que podemos analizar
    nuestro propio sitio y buscar en la web a aquellos que nos plagian para
    así tomar las acciones correspondientes.
  • Con FairShare podrá saber cómo se difunde sus creaciones y cómo se
    utilizan en Internet, siempre que emplee sindicadores de contenidos RSS.